13 de julio de 2009

Como un simple pensamiento*

Desperté en medio de la nada gritando tu nombre.
Buscando tu olor.
El cielo ennegrecido, la luna de plata anunciaban tu ausencia.
Las palabras se perdieron cuando fueron a tu rescate.
Destinado a ser errante, con los sabios hablando a mi oído.
Yo deseoso de hablar al oído de mi princesa.
Doncella, dulce doncella tu mirada aun me turba.
Me perderé entre tu silueta, me fundiré con tu piel.
¿Que males aguardan por el camino, acaso la buena volunta es suficiente?
Hoy perderé, aun cuando gano, solo gano contigo.
Hoy decido perder, pierdo mi vida.
Hoy desaparezco, no me importa existir, pero lo hago por felicidad.
Si para ti existo, si me piensas y me besas en sueños, es suficiente reliquia para mi alma.
Hoy iré necesito de ti.
Y sin finales, aun sin comienzo, pasan por la vida.
Caminando por la playa sin dejar huellas.
El universo ya no es nada, si lo ponemos a tu lado.

1 comentario:

mementocemento dijo...

vi en un blog un commet de que estabas buscando, escribe ray lariga en scribd.com los publique en un perfil ahi, dos libros , pero tokio no nos quiere no

Videos